jueves, 13 de agosto de 2009

Mantis Palo: casi invisible

Una vez mientras caminaba distraído en el bosque, por el rabillo del ojo me pareció ver en el suelo una ramita que se movía por sí sola. Casi indistinguible del resto de hojas del suelo, pude ver una Mantis Palo, que se desplazaba de forma espasmódica, casi como esos robots-araña con las patas de alambre de los concursos de aficionados. Era del tamaño de un dedo y del grosor de una cerilla. Desde lejos era bastante dificil enfocar una cosa tan pequeña y finita.

Visto desde cerca, recuerda a uno de esos bichos invasores de las películas de ciencia ficción de los años 50:



Es un bicho bastante inquietante, menos mal que es minúsculo.

1 comentario:

Chary Serrano dijo...

Preciosas fotografías.
De esas tengo yo en el campo y hasta se meten dentro de la casa... les tengo la guerra declarada.

Se ha producido un error en este gadget.