viernes, 11 de marzo de 2011

Mercado Medieval Córdoba 2011 - Restauración



Los puestos de comida, por el tamaño y abundancia de sus productos, resultan muy llamativos y apetecibles.

Se podían encontrar chucherias de todos los tamaños, colores y sabores:





Quesos y embutidos de elaboración tradicional y generoso tamaño:





Empanadas dulces y saladas de gran tamaño y profusión de condimentos:



El olor a chocolate era tan penetrante como el aspecto que tenían todas esas virutas de chocolate:





También había lugar para el "Pan de Horno Gallego", caracterizado por su gran tamaño, aspecto esponjoso y una miga enriquecida con pasas en abundancia :







Y, como no, en la plaza de las Cañas, podíamos admirar la típica parrilla giratoria medieval.





Atiborrada de costillares, chuletas y demás despieces cárnicos, desprendía un aroma a fuego, carne chisporroteante y sal, que era el foco de atención de todo el que pasara por allí:













En este video se puede apreciar el aspecto que tiene la parrilla cuando el encargado la hace girar para repartir la lumbre entre toda la carne:



En la plaza del Potro encontrabamos otros alimentos igualmente apetecibles, como en estos puestos de patatas fritas que no dejaban de despachar cartones rebosantes de doradas patatas:







Al final de la plaza del Potro se encontraba esta especie de puesto en forma de haima, que ofrecía unos dulces árabes muy llamativos:













No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.